viernes, 5 de diciembre de 2014

Whatsapp de terror


No manchen…. Esta aplicación es un engendro diabólico creado por una mente malévola con toda la intención de acercarnos al averno a través de la gran nube.

 

Uno que es lentito para eso de entender conversaciones de varias personas, sufre con el guatsap. No se diga si esas personas son del dizque sexo débil (débil, mis polainas, se hacen weyes no más). Júntenle a esa lentitud mental el ancho de mis dedos…. Hagan de cuenta una salchicha tipo coctel, súmenle que casi siempre pierdo mis binoculares, entonces no veo ni el teclado del celular, además el timbre de la aplicación suena quedito..quedito y casi nunca la oigo.

 

Uno muy quitado de la pena “abre su guatsap” para ver si hay un recadito de Shaki (que ni mi número tiene) y ¡sorpresa! Hay como 128 mensajes no leídos, están acomodados en varios reglones, que casi siempre son “grupos”. Estos grupos están constituidos por una fauna muy extraña, porqué ni sus nombres ponen, (¿Alguien sabe quién le escribe en el guatsap?) estos complejos escritos aparecen con manitas aplaudiendo (ni idea porqué aplauden) también hay caritas sonrojadas (¿de qué les dará pena?), hasta un gatito negro moviendo su colita me encontré. Esas partes ni intento entenderlas, pero también hay letritas…. Digo letritas porque muchas veces no hay palabras para leer… a poco no han visto un “KTPasa” y yo me imagino a Queta pasando, Queta de Enriqueta de cariño.

LOL, antes de preguntarle a mi Cachorra que significaba esto, yo me imaginaba Locos o Lagañosos.

El clásico TQM, pero ahora más querendón con el TQM1000.

Luego llegas a las palabras, aquí se pone peor el asunto porque de verdad sí se leer, pero a ver quién entiende las conversaciones que se  dan entre 25 tecleadores al mismo tiempo. Alguno comenta sobre la junta de ayer, la siguiente frase tiene que ver con el futbol del fin de semana, luego te están vendiendo vinos para los clientes y unos doce renglones más abajo vuelven a comentar de la junta. En ese inter ya te mandaron una cadena que o pasas o te va a ir de la patada, llegan fotos de quien sabe qué, letreros motivadores y hasta invitaciones al bautizo de Jaimito (¿Quién chin… será Jaimito?). Como no entiendes nada, mejor te cambias de chat…..

 

Más o menos es lo mismo, pero en el otro me encontré dibujitos de botellas, gorritos y serpentinas (Pachanga yo supongo y pongo más atención). No, solo estamos festejando el cumple del sobrino de la prima de alguien que no estoy seguro quién es. Luego aparece un video que tienes que bajar y después de varios minutos se arranca Pedrito Infante con sus Mañanitas Tapatías. El siguiente renglón es un aviso sobre las marchas que va a haber en la ciudad, luego está una notita que dice que me quieren mucho, eso digo yo, porque en este grupito habemos como 20 y no te enteras bien del romance en ciernes.

 

Hay unos más entendidos en esta tecnología que su seguro Conocedor ellos saben cómo “dejar el grupo”, pero no falta algún malora que los vuelve a meter no más por joder. Yo mejor ni le intento.

 

Mi Chiquita dice que soy re menso, que no puede ser que no entienda lo que escriben, ella lee tres chats al mismo tiempo, cada uno de grupos diferentes con un mínimo de 18 damiselas y a TODAS les contesta y TODAS entienden TODO. Si soy re menso.

 

Esto es en la parte de la lectura, dejen les platico como se pone lo de la escritura con mis deditos….

Yo quiero escribir:

Buena nota. ¿Cómo están? Espero que muy bien.

Y en el chat aparece:

buenotas comestan laseparo muuuu ven.

O por andar comentando de política quiero poner:

No estoy de acuerdo con esa medida.

Y escribo:

On toy cuerpo de la medifa.

Y mejor ni intento poner alguna grosería, que seguro se me retacha.

 

Yo solo quiero hacerles una pregunta…

¿Por qué no marcan por su celular?

 

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!

jueves, 4 de diciembre de 2014

¿Qué van a regalar?


Aquí si me entra lo Grinch…. Me choca eso de tener que dar regalitos comprados que no duran ni un méndigo año, peor si los pagas a meses sin intereses. Ya ni existen y tú sigues endeudado.

Con los enanetes estás fregado, vas a tener que gastarte tu lanita en alguna que otra porquería… ni modo.

 

Van a empezar a regañarme: que si el espíritu navideño, que los sentimientos fraternales, que solo es una vez al año, que si no es ahora cuando y así una bola de pretextos que nos ponemos todos para gastar un dinerito que nos costó uno y la mitad del otro conseguir.

 

Además piénsenlo bien, ¿qué van a hacer con el suéter de bolitas que les regalarán? Todavía hay uno por ahí en el closet bien guardado y sin usar nunca. Así vemos una cantidad de cositas y detallitos navideños (esos son los peores regalos) que no sirven para nada. ¿Quién no tiene su taza con sobrecito de cocoa y malvaviscos? O ¿La clásica almohadita que dice “Feliz Navidad para alguien muy especial” que mide 3 X 4 cm y está en un cajón todavía en su bolsita? Eres tan “especial, que solo se produjeron 15 millones de almohaditas iguales.

 

¿A ustedes que les gustaría recibir de regalo?

¿Una cajita de chocolates como la de los Senadores?

¿Una corbata de moñito?

¿Una tanga verde perico?

¿Qué tal un zarape de Saltillo para tu sala minimalista?

No verdad…..

 

Yo que quiero recibir:

Primero, que siga teniendo ganas de vivir.

Luego que mis queridos sigan siendo queridos y disfruten su vida.

También que mi tiempo sea compartido con ellos en la mayor parte posible. Que sigamos compartiendo el pan y la sal juntos. (Que filosófico) Ta bueno, pues también los tacos, tortas, tostadas, tamales y cualquier vianda y bebida que se ponga en una mesa o cerca de ella.

Me gustaría recibir puras buenas noticias (eso sí está medio cañón en este país, pero la lucha haremos juntos)

Quiero recibir muchos abrazos y besos (no me le niego a ninguna damisela necesitada de cariño), quiero recibir muchas invitaciones porque me hacen sentir importante y requerido, quiero que mis amig@s estén bien contentos y que cuando nos pongamos tristes estemos juntos. Conste que hasta a mi suegrita incluyo aquí.

¡Cuánto quiere este Conocedor!

 

¿Pero qué está dispuesto a regalar su seguro Conocedor?

Si quieren regalo comprado, ya se ching… ay perdón se fregaron.

Quiero regalar todo mi tiempo posible a todos esos queridos y no se vayan a sentir si no llego, porqué todavía está prohibida la clonación humana como para ir a más de un lugar al mismo tiempo.

Quiero regalar mi amistad, pero aquí si soy convenenciero, quiero la suya de regreso también.

Quiero regalarle a cada uno de ustedes, una bola de recuerdos que no se les olviden nunca. Si no son tan buenos, ustedes disculpen que no era mi intensión.

Quiero cooperar para dejarles un mundo menos fregado a nuestros (los suyos, los de ellos y los míos) hijos, la verdad traemos a nuestra Tierra medio maltratadona.

Hay cosas que quisiera regalar, pero no puedo: Salud para todos, casa para todos, alimento para todos, tranquilidad para todos. Aquí necesito apoyo, no se hagan y en lo que puedan ayuden.

 

¿Y la familia del Conocedor ya se ching….?

No, para ellos tengo todo mi esfuerzo, mi voluntad, mi trabajo y mi amor.

Si tengo mi buena parte materialista (todo menos el camión), me gustaría darles TODO lo que se les antoja, TODO lo que quieren y TODO lo que se me ocurra, pero eso no sirve para mucho ni dura mucho.

Me gustaría dejarles un futuro asegurado, pero eso solo se puede en parte, el futuro es de ellos y será como lo decidan ellos. (Ya tengo mi seguro y si quieren, les vendo uno. Ya vieron hasta anuncio puse en el Blog)

 

También me preguntaron por los muertos queridos, Aquí entre nos, los recuerdo mucho pero me llevo mucho mejor con los vivos y a esos les dedico estas líneas.

Por lo pronto compartamos abrazos y apapachos que hace frío.

 

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Dan inicio los festejos.


Este año 2014 sí se están pasando, todavía no inicia el Guadalupe-Reyes y yo ya me cansé.

Un chorro de gente nace en estos meses y organizan sus pachangas a las que siempre quiero ir, (se me hace que en febrero hace friito y uno se acurruca con la media naranja provocando muchos nacimientos en noviembre) también hay chorros de 1as comuniones, bautizos, nacimientos, bodas y aniversarios (yo a todos quiero ir).

Mis ganas de ir de pachanga se ponen en contra de las ganas de La Cachorra y su Chiquita madre de seguir de pata de perro durante mañana, tarde y más tarde mientras mi cuerpecito quiere descansar para estar listo para la siguiente pachanga.

Además de estas ganas de mis mujercitas, se juntan las actividades escolares, que los méndigos maestros o no sé que almas malévolas organizan los sábados y domingos antes de las ocho de la mañana. Solo imaginen a su Conocedor, en mi pijama de trusa, calientito envuelto en el edredón, con la panza llena de viandas de la noche anterior y soñando con Shakira cuando le avisan que ya se tiene que levantar porqué vamos al evento de convivencia familiar de la Cachorra. No sean méndigos, a uno lo pueden matar de un levantón así.

Solo les platico tantito del evento, para que vean lo que sufrimos los padres pachangueros y cansados pero comprometidos con nuestros retoñitos.

La levantada en sábado a las siete de la mañana es como mentada de madre, hace un frío de la juju (diría el Rafis), te tienes que bañar, si no, los otros papás van a darse cuenta que no estabas muerto, que andabas de pachanga, saliendo de la regadera no quieres soltar tu toalla por que sientes que hasta el pelo se congela pero hay que vestirse. Todo esto en 3 minutos máximo “porqué no llega la niña”.

Como llegamos tantito tarde, te tienes que estacionar en la puerta de tu casa y de ahí irte caminando…. Cuando llegas, ya empezaron ciertas actividades y como párvulo de escuela, te ponen a hacer ejercicios de estiramiento para que estés bien despierto (sufro mucho). Ya luego empiezan las actividades y pláticas.

Para empezar, te vendan los ojos y tu Cachorra te va a guiar cual lazarillo por las instalaciones escolares, de verdad le tienes que tener confianza o no te mueves. Lo único malo es que con mis ojitos cerrados tras el vendaje, ya me estaba dando más sueño.

Después de algunas otras actividades y pláticas, viene lo bueno: A desayunar.

No me imaginé tal cantidad de viandas puestas en una mesa como de 20 metros de largo, cada familia llevó alimentos para compartir y consumir, la verdad ni idea tengo que llevamos nosotros.

El chiste es que podías seleccionar desde chilaquiles verde, sándwiches de todo tipo, tamales, taquitos de canasta, panes, galletas, pasteles y hasta fruta fresca y recién rebanada. Había jugos, café, leche y hasta mi light. Ahí si me sentí en mi mero mole, hasta platiqué con otros papás que estaban igual de desmañanados y hambrientos que yo.

Conocí a nuevos amigos de mi Cachorra, que seguro van a ser mis amigos o por lo menos eso voy a intentar. Como en toda buena escuela, haya mucha mamá para el Taco de Ojo. La verdad algunas maestras también están de muy buen ver y ni modo de seguir vendado de la mirada todo el día.

Me gustó esta convivencia con la familia escolar, me gustó que muchos papás y mamás no dejaran a sus hijos y se regresaron a echarse a dormir, me gustó que una bola de maloras nos hayan recibido en su escuela sabiendo que es de ellos. Me gustó que los maestros estén involucrados en estas actividades extraescolares y no solo te pongan como camote por no haber traído la tarea.

Más o menos a medio día terminó el convivio y nos regresamos muy contentos.

Al día siguiente, el despertar fue parecido, pero en domingo. Ahora había que ir al Coloso de Santa Úrsula, porque el Oso de Peluche juega ahí.

Llegamos a las 7:30 AM al estadio, como está hecho de puritito cemento, pues se mantiene fresquito, fresquito como a menos 37 grados centígrados. Nuestros jóvenes futbolistas, en shorts y correteando algún balón antes de empezar el partido, son correteados por sus madres que les quieren poner suéter, chamarra y jorongo, no sea que vayan a morir congelados. Ellas sudan más que ellos aunque corran menos.

Una vez instalados en la tribuna, hay que buscar la cancha donde jugará nuestro equipo y la canchota se convierte como en 8 canchitas. Empieza el recorrido: Mamás, papás, tíos, los hermanitos medio jetones y hasta alguno que otro abuelito colado, nos empezamos a mover cual rebaño siguiendo a nuestros descendientes directos por toda la cancha del Azteca.

Ya que encontramos la cancha donde “nos toca” (como si nosotros fuéremos los jugadores) pues a agandallarse un lugar para ver bien el juego.

Por culpa de otro papá que viene hambriento, pues nos aventamos 5 de canasta (carísimos en el estadio, pero el hambre es canija).

Empieza el partido, si creen que sufren en un juego del TRI o de mis Águilas…. No tienen idea de lo que es sufrimiento cuando tu cachorrito está en la cancha y su equipo va perdiendo. Se te quita el frío, te dan ganas de gritarle al árbitro: ¡CIEGO, CÓMPRATE TU PERRO)! (y no te las aguantas) sientes que te falta el aire, sudas como si corrieras, no quieres hablar con nadie y no tienes idea que le vas a decir al heredero sobre el partido perdido.

Ese día pedimos (otra vez, como si yo hubiera corrido todo el partido).

Cuando sale el equipo, todos traen cara de compungidos, todos vienen tristes por la derrota y todos quisieran haber ganado.

¿Qué le dices?

Solo se me ocurrió decirle: Cachorro mío, este partido se perdió, ni modo, hay que aprender que no siempre gana uno, pero no hay que acostumbrarse a perder, que perder siempre sea un desafío para ganar el siguiente, que sea un aprendizaje para ver que podemos mejorar y que sea un momento de humildad sabiendo que todos tenemos limitaciones que debemos ir superando.

Regresamos tristes y meditabundos, pero con la seguridad que para el siguiente partido vamos a ir mejor preparados para ganar.

 

Más o menos así están los fines de semana antes del puentote Guadalupe Reyes.

Para el siguiente fin de semana, ya tengo reservados 17 minutos del sábado y 29 del domingo para reposar.

 

¿A ustedes cómo les pinta la pachanguería de fin de año?

 

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!

martes, 2 de diciembre de 2014

¡HAAAY; Ahora sí HAAAY Bebé nuevecito!


Como les platiqué ayer, la programación del viaje de ida y vuelta al nacimiento de Diego se cumplió. No tan exacto como se había planeado.

Gracias a La Consen hoy orgullosa madre abnegada de Regis y Diego, mi Chiquita entró en razón y no nos fuimos a las tres de la mañana. La Consen, con voz de altísima preocupación y mucho sueño, solo preguntó, después de leer el blog de ayer: ¿De verdad se van a venir a las 3:00 A.M.?

Yo solo supongo las preocupaciones que se arremolinaron en su mente: “Yo a punto de parir y le voy a tener que preparar una sopita de médula al concuño Conocedor y a las 4:00 de la mañana” o También pudo pensar: “Estos orates quieren llegar primero, seguro quieren entrar al parto y eso no se va a poder”  o finalmente “A esa hora, que visiten a mi suegra” (Compartida con su Conocedor por cierto).



Lo que si pasó con mi entera insatisfacción, fue la falta de quesadillas en Tres Marías. Ni el café frío nos llevamos.



Les platico, a las 6:30 AM en puntito, mi Chiquita estaba lista, vestida y maquillada mientras el resto de la familia roncaba plácidamente. TODOS (en esos todos incluyo a la Lila que roncaba también) nos despertamos con el corazón acelerado al escuchar tremendo berrido: “!Ya vístanse que ya nos vamos!”. Tal fue la prisa en ponerme mis pantaloncitos (me bañé no crean que solo los sábados me toca) que me los puse como gorra para Maléfica y hubiera cubierto sus cuernitos perfectamente de mezclilla. Me puse un calcetín de cada color para hacer juego con mis tenis tipo aventurero y una chamarrita como para el Polo Norte. Dejé mi bikini, porqué con las prisas ni me acordé.

 

Salimos raudos, pero medio dormidos rumbo al sur de la ciudad de México, la salida a la carretera parecía reflejo retardado de alguna súper manifestación, íbamos como a 1.76 kilómetros por hora.  Durante el trayecto, todos nos fuimos despertando y el nervio ya arreciaba. Mi suegrita que está rete pendiente de Mi Chiquita en todo momento, nos llamó para preguntarnos: “¿Dónde andan? ¿Por qué no me hablas?”

 

Una vez arribado al nosocomio (parezco periodista de la nota roja) le Consen ya estaba a punto de turrón, con cara de “o me quitan este bodoque o voy a asesinar a alguien”. Ante esa mirada, yo solo atiné a retirarme un poquito de las manitas de mi concuña.

Eddy cual padre abnegado, traía una cara de congoja que no podía con ella, además le dieron un trajecito como de prisionero de guerra para que pudiera entrar al tan esperado parto.

Llegó la Doctora, dio instrucciones, nos sacó a todos los metiches de aquel cuarto sobrepoblado de parientes e indicó que en unos minutos más empezaría la faena. Cabe aclarar que además de la muchedumbre compuesta por mi familia y mi familia política, también estaba la muchedumbre de la familia política de mi cuñado (mi familiar político) compuesta por Meche, la otra orgullosa abuela, Mariel, la gemela de la Consen y Memito el hermanito de las gemelas, que es un monote como de 1.80 m y 90 kg de peso…. Urge que ya le digan Memo de perdis.

 

Total, se llevaron a la Consen al quirófano, Eddy vestido de prisionero se le pegó y desaparecieron tras la puerta mientras todas las damiselas de la familia los despedían como si se fueran a Shanghái durante unos 32 años, hubo hasta llanto.

 

Acá su seguro Conocedor, se había mantenido al margen de tanto arrumaco, abrazo, apapache e intercambio de calores corporales, pero ya tenía hambrita…. Alguna voz sabia por ahí dijo: “Vamos a la cafetería”  Esa era la primera buena idea que había yo escuchado desde que llegamos al hospital y que me arranco con rumbo a mis sagrados alimentos matinales.

 

Después de zamparme unos chilaquiles con huevos estrellados y ya más relajados, inició el despliegue de fuerzas interceptoras de bebé. Se dividen para copar toda puerta posible de escape del quirófano, las guardias hacen rondas y hay movimientos sospechosos por todo el hospital cortesía de las muchas muchedumbres que teníamos copado el sanatorio. Viene el siguiente acelere de corazón, mientras Mi Chiquita comadrea vía telefónica con Bere, su comadre Cuernavaqueña, se escucha otro berrido: ”¡Ahí está Eddy con el bebé!”

Hagan de cuenta que sonó la alarma sísmica o las sirenas de los granaderos, un corredero de parientes hacia la habitación, que parecían anarquistas en Reforma, destrozando todo a su paso. Tanta guardia montada en cada vía de escape y se les escapó el cuñado con todo y Diego por una salida secreta. Ya se imaginarán, el nuevo enanete, parecía celebridad en la alfombra roja, flashazos a diestra y siniestra, el pobre no tenía ni 15 minutos en este mundo y ya le habían tomado su selfie. Si yo hubiera sido él, hubiera salido corriendo aterrado ante una multitud rugiente parecida la Rebel de los Pumas, después de perder con mis Águilas.

 

Después de como media hora de fotos y “pásamelo que lo quiero cargar”, llegó la Consen en calidad de trapo de cantina pero muy sonriente, yo acomedido que soy, me retire de la multitud para que pudiera agarrar tantito aire.

 

Vinieron Bere y Claudia a felicitar a los papás y a conocer al nuevo bebé, por cierto ya viene una nueva enaneta de parte de Bere y espero que su bienvenida sea igual de ajetreada que esta.

 

Pues así fue, nació Diego al que su bola de parientes le dieron la bienvenida, Eddy quedó muy tranquilo y orgulloso de su retoño, que se me hace se va a parecer al Abu. La Consen, medio traqueteada pero también muy sonriente, quedó reposando hasta nuevo aviso con el nuevo integrante de este equipo de locos llamado familia en sus brazos.

 

Ya nada más para terminar, nos fuimos a buscar el auto al estacionamiento y ¡Oh Sorpresa! De la cajuela del coche de Memito, salían palomas (no crean que aves) Tequila con refresco de toronja, tanto Memito, Mariel, el Abu, mi suegrita y creo que hasta el encargado del estacionamiento ya brindaban por la salud de Diego.

 

Diego, acá tu tío Conocedor te advierte que viniste a dar a una familia bastante pachanguera, medio loca y muy querendona. Te va a ir bien.

Pero no se te olvide que me debes unas quesadillas en Tres Marías.

 

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!

lunes, 1 de diciembre de 2014

¡HAAAY; Ahí viene el bebé!


Hagan de cuenta que mi Chiquita va a ser mamá otra vez. Eso sí, sin panza ni nada de los malestares que sufren las futuras abnegadas madres.

 
En teoría mañana nace Diego, este nuevo mequetrefe que llegará al mundo es mi siguiente sobrino, hijo de su padre, léase mi cuñado Eddy (no me late el apodo porqué está grandote y peludo y me imagino a un Eddy flaquito y con camiseta de rayitas) junto con mi concuña La Consen (ya saben, es la Consen de mi suegrita, solo porqué se arremeten sus copitas juntas).

La Consen trae una panza, que yo, ya me imagino a Diego como de 1.20 m de altura y sus 25 kg por lo menos. Ya cómo que no se le ven muchas ganas de seguir manteniendo al chamaco en posición fetal y como que pone cara de “o nace o lo vomito”.

 
En fin, ante los preparativos para el viaje a la ciudad de la Eterna Primavera el día de mañana que va a ser de ida y vuelta, yo me quiero esconder.

 
Mi Chiquita ya amenazó que la hora de la salida va a ser a las 3:00 AM, no sea que se nos haga tarde para el alumbramiento.

También amenazó: “Ni se te ocurra que se te antojaron unas quesadillas en Tres Marías, por qué no vamos a parar.” A las 3:00 AM no creo que ni doña Cholita y Don Cosme tengan abiertos sus puestos, pero en fin. Llegaremos faltos de quesadillas.

 
Ya desde ahorita, tenemos listos los suéteres, chamarras y bikinis (cómo que vamos a Cuernavaca sin bikini). También ya está listo el café para el camino. Se me ocurrió preguntar si no se enfriará de aquí a las 3:00 AM y me voltearon a ver con cara de “DAAAAA lo vamos a calentar en el micro antes de irnos”

 
La Cachorra ya se siente la Nana Fine, quiere trabajo de planta en la casa de los tíos. Quisiera verla después de dos semanas de cambiar pañales y despertarse a darle la leche cada tres horas.  

 
Mi Osos de Peluche ya quisiera llevar un balón para echar cascarita con Diego, pero sabe que de tanto esperar el balón de va a desinflar y mejor desistió.

 
No he visto  a mi suegra (suertudo dirán algunos), pero ya me la imagino preparándose para el nacimiento de su cuarto nieto: corre para acá, corre para allá, sube las escaleras, baja las escaleras, se le sube la bilirrubina, se le baja la presión y un poco acelerada como es, no va a dormir ni un minuto. Pobre del Abu, que seguro sufre como su seguro Conocedor. Él también está rete emocionado, pero no hace tanto aspaviento como las féminas de la familia.

 
Yo se los dije a Eddy y a La Consen, ya dejen ese romance facebuquero, que van a tener muchos hijos. Ya ven, por no hacerle caso a la sabiduría, ya son dos. Espero que ahora sí se aguanten de perdis la cuarentena.

 
El chiste es que mañana se incorpora un nuevo miembro a la familia, va a ser muy bien recibido por todos menos por su hermana, pobre Regis que en su corta vida nunca había tenido competencia. Ahora le va a caer un méndigo quitamamá que además va a tener que querer. Ni modo, es lo que sufrimos los hermanos mayores, luego por qué nos sonamos a los menores.

 
Ya desde antes quiero felicitar a Diego, que va a caer en una buena familia, que la Consen va a ser muy requeté madre y Eddy seguro lo echa a perder de puro consentimiento (ya luego que empiece a hablar, lo educará).

 
Hoy estamos nerviositos….. mañana les platico del nacimiento del nuevo Guayabo y de cómo quedó La Consen después del parto.

 
Mientras tanto, le digo a Diego. Mañana nos vemos y más te vale que sepas el sacrificio de tu tío Conocedor por haberse levantado a las 2:45 AM y llegado a Cuernavaca sin probar quesadilla, tostada, cecina, tlacoyo o sopita de médula………

 
¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!

miércoles, 26 de noviembre de 2014

¿A poco se les hace muyrequetedificil?


Ya son muchas quejas y no hacemos nada, me gustó una frase de mi querida @pamcerdeira en su programa de radio: “Nos hemos vuelto activistas de escritorio”

 

En 3….2…..1…. empiezan las mentadas.

 

Ya sé que estamos en una situación de la repatada, que el país está en una ebullición colérica que no se le ve fin, que hay muchísimos agravios a la sociedad y para qué hacemos el recuento de tanta cosa.

 

Yo, que dicen por ahí soy reteoptimista les quiero proponer algo. Eso sí solo a los ciudadanos, nada de que se meten de colados los partidos políticos, las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, los sindicatos ni todas esas lastras que dicen que trabajan por sus representados pero solo jalan agüita pa su milpita.

 

Nel pastel, esto va dirigido a ti, compatriota ciudadano. Me vale gorro que tengas mucha lana o poca, que estés gordito o en los puritos huesos (diría la Arrolladora Banda Limón), que tus gustos sexuales sean tuyitos nomás y a nadie le deban importar, que seas una fémina bien bellota o estés tuerta (también eres bellota), que seas chico mediano o grande. Solo te pido que seas de los que amamos a México (ya había yo dicho que México es el conjunto de mexicanos honestos y trabajadores, no el resto que solo se sirve de nosotros).

 

Que rollero anda este Conocedor, diría mi amigo el Profesor.

 

Resumiendo mi propuesta en 10 puntos:

 

1.- Se legal, respeta reglamentos y leyes, no compres robado ni piratería, no te pachequees, esta es la principal bronca que tenemos, sin consumo no hay negocio.

2.- Cómprale a tus paisanos, te cuesta menos un cafecito con Doña Lencha que en ese del letrero verde…. Y le das chance de seguir viviendo y a su negocio seguir creciendo.

3.- No gastes tu dinero a lo tarugo…. Aguas con los Bancos, como que no me late que te pagan  3% anual y te cobran 47% por el crédito de tu tarjeta. Ahorra el 10% de tu ingreso, hay opciones muy razonables y no me salgan con la jalada que no pueden ahorrar. Checa cuanto te gastas en una bola de menseses todos los días.

4.- Cada día ayuda a un compatriota, si al de junto…. De estos que describí arriba que si queremos a México.

5.- Denuncia apropiadamente todo abuso que veas y/o recibas. Además súbelo a las redes sociales para hacer arto ruido.

6.- No seas cochino y no tires basura a la calle, ahorra agüita que es poquita, deja pasar al peatón y si eres peatón cruza las calles por puentes y esquinas.

7.- No maltrates a los que están más fregados, tampoco maltrates animales ni destruyas plantitas. Cuida tu México que también es nuestro y solo tenemos este. (Ahorita nos iban a dar muy poquito si lo pusiéramos a la venta)

8.- Estudia diariamente, aunque no vayas a la escuela, entre más enterados estamos menos mensos somos.

9.- Trabaja como dueño…. y dueños, no se hagan que sí pueden pagar mejor a sus empleados.

10.- Finalmente, cuida a tu familia, cuida tu calle y a tus vecinos, cuida tu colonia o barrio, cuida tu ciudad y tu país. Los que ahorita están encargados de esto, andan medio desorientadones u ocupados en otros menesteres. Si no lo haces tú, ¿quién?

 

Ya acabé, ¿a poco se les hace muyrequetedificil?

 

Esto es algo que podemos hacer como ciudadanos, como mexicanos y como personas honestas.

 

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!

jueves, 21 de agosto de 2014

Así no se puede….son muchos consejeros.


Te sale cada experto y experta en la vida y te dan unos consejos que por supuesto ninguno de los ellos sigue.

 

A poco no han recibido una serie de recomendaciones que inician con un; “Yo en tu lugar….”, “Yo que tú…..”, “A mí me parece que deberías….” Y así una cantidad de inicios verbales para corregir tu vida por no decir tus metidas de pata. Los más peores son los que inician con un “Hubieras….”

 

Mi único defecto, es que soy presumidón, pero se me está quitando y ya casi llego a la perfección, entonces me pregunto: ¿Por qué me corrigen tanto?

 

De un vecino de BIGO que dice que es chef, carnicero, parrillero, agricultor, pintor, jardinero y en sus ratos libres consejero matrimonial:

  • Jefe, yo que usted me contrataba y va a ver que chorizo les hacemos a los clientes.
  • Jefe, yo que usted sembraba unas plantitas a la izquierda para que los clientes entren por la derecha y les cueste trabajo salirse, así les vendemos más.
  • Jefe, yo que usted contrataba unas muchachonas así cachondonas para que vengan más clientes y yo les preparo una Cochinita Pibil de rechupete. (No me aclaró si a las muchachonas o a los clientes)
  • Jefe, yo que usted leería mis recetas para que aprenda a hacer chorizo argentino, (Cabe aclarar que las leí, pero lo que escribe solo lo entiende Dios Padre)

 

De mi Madre que dice que es una Santa por haberse salvado de que “Tú, tu padre y la perra me van a matar”, recibo muchas correcciones y aquí les detallo un par.

  • Yo en tu lugar iría a misa todos los domingos, das muy mal ejemplo a los niños y a mí me vas a matar. (Se me hace que piensa que yo su retoñito, tengo instintos asesinos y la quiero matar)
  • (Mientras echa humo cual locomotora con su cigarro en la mano) Yo que tú, dejaría de fumar, te va a hacer daño, yo no lo dejo por qué ya no le hago falta a nadie.

 

De mi Chiquita que no solo se sabe dueña de mis quincenas (raquíticas ellas), sino que además cree que yo soy de su propiedad y puede hacer de mí, lo que su regalada gana le indique.

  • Yo que tú, me cuidaba porque me puedes perder y nunca te vas a encontrar otra como yo.
  • Te lo dije: hubieras ido cuando te dije y no tendrías tanta flojera. (Ya tenía flojera desde que me dijo la primera vez.)
  • Deberías tratarme como tratas a tus amigotes el Rafis y El Profesor, con ellos siempre estás bien contento y nunca te enojas.
  • Hazle como yo, que no ando volteando a ver a tus amigos. (La verdad sus amigas están de muy buen ver y mis amigos están bastante cacheteados)
  • Ponte a dieta, que todo lo que te tragas se me antoja y no puedo bajar la lonja. (Ahora hasta lo que me como, le hace lonja)
     

Así me puedo seguir con consejos y recomendaciones de mi hermana Cheliz, de la Cachorra que abusa de su padre, de mi suegrita que no me sube de puesto de subconsen por no hacerle caso, del Doc que me pone a dieta y él se come los chocolates de mi cajita y de una bola de expertos en vida que en su mayoría no siguen sus propios consejos.

 

Yo que ustedes….. Ya la ando regando, ni a mis consejos les hago caso y quiero aconsejarles.

 

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!